8 de abril de 2008

Si los padres no apoyan (ni valoran) la labor de los docentes, poco podemos hacer.

Desde luego, conmigo que no cuenten para llevarlos a éstos de viaje de estudios.

1 comentario:

  1. Anónimo8/4/08 23:58

    Muchas veces son los padres los que necesitarían una buena reprimenda por no saber educar. Se creen que son buenos padres porque consienten todo a sus hijos y que no les exigen ni lo más mínimo. Y son unos padres nefastos que nos dejan unos jóvenes sin ninguna preparación para vivir en sociedad, y me temo que incapacitados para ser felices.

    ResponderEliminar