29 de diciembre de 2010

Cierro una etapa de mi vida, la que he pasado en Pintor Ribera, el cuco apartamento que me acogió durante año y medio. Ha sido una etapa particularmente fecunda, en logros y amistades, en experiencias vitales.

Se quedarán como hitos en ese camino la oposición de Matemáticas, el título de la Escuela de Idiomas y sobre todo el Camino de Santiago.

De mi vuelta al Rayo hablaré con calma otro día, son complejas las sensaciones.

2 comentarios:

  1. Recuerda: "bienvenido a casa"

    ResponderEliminar
  2. Es Navidad, vuelve a casa...

    ResponderEliminar