2 de febrero de 2014

Os traigo aquí la poinsetia que entró en mi casa poco antes de Navidad, y aunque ha perdido las hojas verdes, está razonablemente bien. Y al fondo puede verse la hiedra que llegó con la boda de Javi y Susana, que está hermosísima, guiada ahora por un tutor recogido en la senda de La Camocha.

2 comentarios:

  1. Lucía Alonso2/2/14 16:26

    Muy bonitas, ¿ves, como se te dan bien las plantas? Por cierto, me encanta el tutor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Lucía.
    La verdad es que hasta hace bien poco no tenía yo ningún aprecio por las plantas, hasta que empecé a "tomarles cariño" y ahora, siendo pocas, las puedo controlar y mantener bien.
    Algún día traeré aquí a la joya de la corona: la costilla de adán que preside la escalera, lleva conmigo muchos años y siempre estupenda.

    ResponderEliminar