13 de febrero de 2010


A veces ocurre en internet que algo que en su momento pasó desapercibido te llega a través de una de esas cadenas de e-mails. Reconozco que hubo un tiempo en que colaboraba fervientemente en su extensión, sin embargo desde hace algunos meses soy bastante más parco en estas cosas. Creo que mis amigos y hermanos me lo agradecen. Cuando quiero difundir algo, uso este blog.

Hoy me ha llegado algo que merece ser difundido, se trata de un artículo de Arturo Pérez-Reverte, publicado el 5 de julio de 2009 en el magazine XLSemanal. Por suerte, Arturo mantiene una magnífica página web con sus artículos. Por ello me atrevo a recomendarles la lectura de Esa gentuza.

Al artículo (y a Pérez-Reverte) se le pueden objetar muchas cosas, pero tiene la autenticidad de sus sentimientos. Y no ha perdido ni un ápice de actualidad.

La foto que ilustra esta entrada venía en la presentación que difundía el artículo. En el centro de la foto, detrás de la Reina, de pie, se puede ver a Juan Ignacio Tena Ibarra, el tío Juanchín, elegantísimo con su chaqué.

2 comentarios:

  1. Anónimo30/4/14 8:25

    Soy tu tío lejano Nacho Saralegui, de los del piso de arriba. ¿Por cuál de sus infinitos cargos estaba Juanchín en la Jura del rey? Te felicito por tu ejemplar culto a la familia. ¡Vivan los Tena!, y los Sáenz de Santamaría, claro.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Nacho!
    Me ha encantado tu comentario. Desconozco exactamente qué cargo ocupaba en aquel momento, pero vistas las personas que estaban a su lado, debía de estar en representación del Cuerpo Diplomático, como sus iguales en representación de los distintos Ejércitos.
    Y sin duda, ¡Vivan los Tena, los Elizalde y los Sáenz de Santa María! (Y los Olavarría también, que no se nos enfade nadie).

    ResponderEliminar