5 de enero de 2010


Me ha dejado triste la despedida a mis hijos al final de la Cabalgata. No es una noche para pasarla lejos de ellos.

El niño más cercano que tengo soy yo, un niño grande, pero niño al fin. Pondré los zapatos.

Felices Reyes a todos. Y felicidades a las Adoración, Dori y Reyes.

5 comentarios:

  1. Anónimo6/1/10 21:48

    Nosotros también te damos un fuerte abrazo desde Sevilla...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/1/10 10:08

    Miguel. Un fuerte abrazo y también para Fernando, Pablo y Gracia.
    Nani

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/1/10 0:32

    Yo te envío un abrazo fuerte, pero sólo para los niños y para tí...

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos, amigos; que bien sé que os puedo llamar así.

    ResponderEliminar