24 de enero de 2008


Para que conste que con las réflex analógicas también se hacían muy buenas fotos. L'Umbracle, Valencia.

Hay cosas de Calatrava que me encantan, pero lo que tiene pensado para Oviedo me da vértigo: tres torres de 133 metros a escasos 600 de la Catedral. Las obras de este señor necesitan espacio, mucho espacio. Así ha quedado de bien la Ciudad de las Artes y de las Ciencias, porque tenían mucho espacio disponible; y así está quedando de ahogado y monstruoso el "centollo" de Buenavista.

Ahora nos amenaza el tranquilo y sobrio centro de Oviedo con ese disparatado plan faraónico. A Gabino de Lorenzo, que le van las obras farónicas, le encanta la idea, como haya un mínimo de visos de financiación, le va a dar la licencia, y nos las tendremos que tragar, pero desde este momento anuncio mi oposición al proyecto.

Aun reconociendo que sería una fuente de riqueza para Oviedo, pero el precio que el paisaje urbano de Oviedo tendría que pagar me parece demasiado caro. Sinceramente, creo que en Oviedo no hacen falta esas torres, aunque estén diseñadas por Calatrava.

4 comentarios:

  1. Alejandro25/1/08 14:08

    Tienes toda la razón Miguel, los edificios deben respetar su entorno. Mira lo que ha pasado por ejemplo con el edificio de Moneo en Ávila pegando a las murallas, el teatro romano de Sagunto (Valencia)o la ampliación del museo del Prado...Ejemplos, que a mi entender no deberían haberse dado...

    ResponderEliminar
  2. Oviedo no necesita esos monstruosos rascacielos. Espero que semejante error no llegue nunca a ser realidad.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón. El monstruo de Buenavista no cabe en su sitio. Y las trillizas serán una nueva pasada. El megalómano de Gabino encargará un puente para ir a Madrid al congreso. Qué politicos más grandes tenemos. Es el grandonismo de los asturianos. Grandonismo de pueblo

    ResponderEliminar
  4. Existen algunas diferencias sustanciales entre "las trillizas" y "el centollo": mientras que nuestros hijos (o los hijos de nuestros hijos) podrán construir otra cosa en "el centollo" si se cansan de él, "las trillizas" se perpetuarán en el tiempo porque tendrán más de 300 propietarios que sería demasiado costoso desalojar.

    Que conste, a pesar de todo, que del "centollo" me disgusta fundamentalmente la ubicación. Me parece ingeniosa la idea de despejar "el suelo" elevando la estructura.

    Resulta preocupante la intención de nuestros administradores locales de "acogotar" la ciudad desaprovechando la oportunidad de abrir la ciudad seleccionando la ubicación de algunos equipamientos.

    Enhorabuena por tu blog. Muy currao.

    ResponderEliminar